- LLÁMANOS - 951 38 57 25 info@ratingempresarial.com

Apple cayó ayer en Bolsa un 0,56%, en plena jornada alcista, tras el lanzamiento del iPhone 4S. El hecho de que sea siete veces más rápido que su predecesor y tenga reconocimiento de voz no fue suficiente para convencer al mercado que esperaba la llegada de un iPhone 5 capaz de mayores proezas tecnológicas.

Tim Cook no aprobó con nota su primera comparecencia para presentar novedades de la compañía, después de haber sustituido a Steve Jobs el pasado agosto. Al menos ese fue el diagnóstico de los inversores: la acción llegó a caer un 3%, tras desvelar su nuevo smartphone, el iPhone 4S, aunque la caída se suavizó por el buen comportamiento de Nasdaq que subió un 2,95%. Impresionó poco que se trate de un terminal siete veces más rápido que su predecesor, gracias a que incorpora el chip A5 con doble núcleo, el mismo que lleva el iPad2.

El nuevo modelo, con el que Apple tratará de dar la batalla a los móviles con sistema operativo Android de Google, incluye, además, una cámara de fotos de 8 megapíxeles, una cámara de vídeo de alta resolución, dos antenas para mejorar la recepción de la señal y dobla la velocidad de transmisión de datos. «Es como un móvil 4G», dijo Phil Schiller, vicepresidente de la compañía. El nuevo móvil también contará con un potente sistema de reconocimiento de voz llamado Siri.

Este sistema, sin duda una de las grandes novedades del teléfono, permite que el iPhone 4S responda a preguntas de su dueño del tipo ¿qué tiempo hace? o ¿qué hora es en Madrid? o darle órdenes como «despiértame mañana a la 7 de la mañana» o «encuéntrame un restaurante griego en Palo Alto», tal y como demostró Schiller durante la presentación en la sede de la compañía en San Francisco.

Los precios del nuevo móvil, que se lanzará en EE UU y otros mercados el 14 de octubre y en España el 28, también resultaron atractivos: 199 dólares la versión de 16 GB, 299 dólares la de 32 GB y 399 dólares la de 64 GB.

Con todo, muchos analistas parecieron sentirse defraudados. O, al menos, no satisfechos con lo anunciado. De nada sirvió que los responsables de la compañía explicaran que el iPhone 4S era totalmente nuevo por dentro, pese a ser idéntico por fuera al iPhone 4. Colin Gillis, analista de BGC Partners, dijo decepcionado a Reuters que tras 16 meses de espera «todo lo que tenemos es un procesador A5 en el iPhone 4 actual».

Está claro que el nuevo iPhone llega en un momento crítico. Y habrá que esperar para ver si las novedades presentadas son suficientemente atractivas para frenar a la coalición Android (con Samsung, HTC, LG y Motorola a la cabeza), pues ésta tendrá este año según Gartner el liderazgo en teléfonos inteligentes con una cuota del 38%, frente al 19% que se prevé tenga Apple. Cómo vayan las ventas del nuevo iPhone 4S también será clave para la empresa de Tim Cook, porque el iPhone generó unos ingresos entre abril y junio de 13.311 millones de dólares, un 150% más que hace un año. Y aportó el 46,5% de los ingresos de la multinacional en ese trimestre.

La presentación del nuevo iPhone no vino sola. Apple también anunció iPod Nano e iPod Touch mejorados y desveló el nuevo sistema operativo iOS 5 que saldrá a la calle el próximo 12 de octubre y que estará disponible para los iPhone 3GS, iPhone 4, los iPad y los iPod Touch. Entre otras novedades, la compañía aclaró que en iOS habrá mensajería para todos los dispositivos, con iMessage, una competencia para WhatsApp.

La firma demostró igualmente su servicio en la nube iCloud para almacenar fotos, música y archivo, y dijo que el iTunes Match podrá usarse en streaming. Apple dijo también que para actualizar los iPhone, iPad y iPod Touch ya no hará falta un cable que los conecte al ordenador. Será de forma inalámbrica.

Fuente: Diario Digital Cinco Dias (05/10/2011).