- LLÁMANOS - 951 38 57 25 info@ratingempresarial.com

La dueña de Central Lechera Asturiana ha ofrecido 48 millones de euros por la unidad productiva de Cacaolat, cifra superior a la de sus tres competidores: Victory Corporate, Vichy Catalán y Roures Reenginnering.

El juzgado mercantil número 6 de Barcelona, con el juez Javier Fernández como titular, ha abierto hoy los sobres con las cuatro ofertas para comprar la fábrica de la empresa de batidos, de entre las que la administración concursal seleccionará las tres mejores antes del viernes al mediodía.

Capsa ha ofrecido por la unidad productiva de Cacaolat 48 millones de euros; Vichy incluye en su propuesta una oferta de 30,1 millones; el fondo Victory Corporate (junto a Cobega y Damm) ha ofertado 25 millones y Roures Reenginnering (junto con Maheso y otros industriales), doce millones.

Los tres administradores concursales (Antoni Borrás, Jorge Lledias y José Vicente Estrada) han remarcado que “las cifras no son homogéneas”, ya que la oferta por la unidad productiva puede quedar compensada por la inversión posterior que plantean los ofertantes.

Más allá de la cifra económica, los ejes básicos de las cuatro ofertas son construir una nueva fábrica para Cacaolat en el área metropolitana barcelonesa y mantener la plantilla en Barcelona, Parets del Vallès (Barcelona) y Utebo (Zaragoza).

La matriz de Central Lechera Asturiana ha ofrecido por los activos industriales de Cacaolat 48 millones de euros (más unos siete millones para saldar las hipotecas), cifra que la compañía prefiere no confirmar “por respeto al proceso judicial”.

Asimismo, CAPSA propone la construcción de una fábrica propia en Barcelona y la expansión comercial de la marca en España.

Por su parte, la propuesta de Vichy es de 30,1 millones de euros (más 6,7 millones en concepto de hipotecas).

Según la compañía catalana, su oferta mantiene los centros productivos, logísticos y comerciales, construye una nueva planta y cuenta con el apoyo de Josep Viader, miembro de la familia fundadora de Cacaolat, y 250 agentes económicos catalanes.

La alianza entre Victory, Cobega y Damm propone 25 millones por la unidad productiva, 7 millones para las hipotecas y 8,5 millones para la cartera de clientes de Cacaolat.

Pese a ello, la oferta conjunta de Victory, la embotelladora de Coca-Cola y de otras bebidas, suma una inversión total de unos cien millones de euros, según datos de las compañías.

Incluye poner en marcha en 2013 una nueva fábrica en las antiguas instalaciones de Damm en Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), lo que para los responsables de la oferta la diferencia del resto.

También aspira a los activos industriales de Cacaolat por 12 millones de euros la firma Roures Reengineering, aunque se le suman 65 millones en inversiones, según los responsables de la oferta.

La propuesta, que cuenta con el apoyo de la empresa de congelados Maheso y de varios industriales, prevé construir una nueva planta, instalar centros de I+D tanto en la planta catalana como aragonesa, diversificar la producción de batidos hacía una oferta de productos energéticos y recortar la plantilla directiva en un 10 %.

Finalmente, Eneas Capital, que representaba a exdirectivos de Clesa, no ha entrado en el proceso de compra de Cacaolat, según fuentes judiciales.

En cuanto a la plantilla, el presidente del comité de empresa de Cacaolat, José Miguel Miguel (UGT), ha mostrado hoy su satisfacción porque todas las ofertas respetan las reclamaciones de la plantilla y la continuidad de los puestos de trabajo.

Los administradores concursales deberán notificar, como máximo, el próximo viernes 23 la selección de las tres mejores propuestas, que podrán mejorar sus ofertas en las próximas semanas.

De momento, tanto el proceso de enajenación de las acciones en Madrid como el de venta de la unidad productiva en Barcelona continúan su curso a la espera de que el Tribunal Supremo resuelva qué juez es el competente para decidir el futuro de Cacaolat.