- LLÁMANOS - 951 38 57 25 info@ratingempresarial.com

Representantes del fondo de inversión Experience Plus Group, con sede en Dubái y oficinas de representación en Londres y Miami, han depositado en los últimos días de julio una carta de crédito en el juzgado de primera instancia y de lo mercantil número 4 de Ciudad Real. El documento respalda una oferta por el aeropuerto Central de Ciudad Real.

La titular de ese juzgado, María Dolores García, tutela el concurso de acreedores del aeródromo y a la vuelta de sus vacaciones encontrará la carta en la que ABN Amro certifica que Experience Plus tiene 110 millones retenidos en una cuenta para pagar en efectivo por el primer gran aeropuerto privado abierto y quebrado en España.

La tentativa de compra viene de meses atrás. De hecho, la operación comenzó a fraguarse en octubre de 2010 y la puja económica fue formulada en diciembre, con fecha de caducidad en mayo de 2011. Entonces el fondo se negó a entregar una señal y, simplemente, ha prorrogado la oferta hasta finales de año mostrando ahora la carta de crédito como prueba de liquidez.

Con una dirección web que no conduce a ningún sitio y aún en trámites de constitución de una subsidiaria en España, Experience Plus dio a conocer su proyecto tanto al anterior Gobierno de Castilla-La Mancha como a los distintos partidos políticos. La entidad dice tener uno de sus focos de inversión en el sector de los aeropuertos privados y puertos deportivos. En el caso del aeródromo de Ciudad Real, abierto en 2008 tras una inversión de 450 millones, su pretensión pasa por convertirlo en un hub de carga.

Otra posibilidad de negocio sería hacer del Central una plataforma para que los países del norte y oeste de África certifiquen sus productos para ser exportados. En tercer lugar, Experience Plus Group contempla el proyecto de una zona industrial de transformación de productos de sectores como el farmacéutico o el de componentes electrónicos. La investigación y desarrollo de nuevas fuentes de energía para propulsión sería una cuarta salida. Y estos inversores también trabajan para captar interés entre las aerolíneas y mantener el Central abierto a pasajeros.

Ante la imposibilidad de contactar con los administradores concursales -el abogado Francisco Pérez, el economista Agustín Flores y el hombre de Cajasur, acreedor que instó el concurso, José Joaquín Navarro- fuentes conocedoras de la situación del aeropuerto aseguran que “no hay nuevas ofertas en firme sobre la mesa, y la que hay genera desconfianza”. Los administradores estarían buscando un salvavidas ya en tiempo de descuento, para tratar de dar un salida viable para el aeropuerto a lo largo de septiembre.

El problema básico del cheque de 110 millones, que Experience Plus dice estar dispuesto a extender, es que dista mucho de los 690 millones en que fue valorado el Central en el informe concursal. Una cifra que no incluye 320 millones de deuda -que el fondo no está dispuesta a asumir- y que ha bajado considerablemente desde los 4.000 millones en que se tasó el aeródromo en mayo de 2007, cuando fue ofrecido a un magnate de Arabia. Ya entre 2008 y 2009, Credit Suisse distribuyó un cuaderno de venta en el que el activo salía con un precio de venta de 1.000 millones.

A día de hoy, la única aerolínea que pisa la pista del Central es Vueling, que ha anunciado su marcha de Ciudad Real para el próximo mes de octubre. Ante la aparente falta de interés de nuevos clientes, los administradores concursales se habrían dirigido ya a Aena para minimizar el impacto de una hipotética interrupción de operaciones. Se trata de que Ciudad Real pueda acogerse a un cierre temporal sin que la reapertura suponga largos trámites para obtener las licencias de operación.

En el entorno del Central se comenta que solo la temporada otoñal de caza, en la que el aeropuerto atrae decenas de vuelos privados, puede retrasar un cerrojazo que muchos dan por descontado en este segundo semestre de 2011.

Fuente: cinco días. 17/08/2011