- LLÁMANOS - 951 38 57 25 info@ratingempresarial.com

Mintzberg destaca cuatro características  del entorno que afectan a la organización y 3 posibles tipologías de entornos.

Las cuatros características del entorno son:

  1. Estabilidad: relacionada con la idea de certidumbre y de los cambios que se producirán en el ambiente en la empresa.
  2. Complejidad: determinada por el grado de entendimiento  del trabajo a realizar en la empresa.
  3. Hostilidad: depende de la competencia y de las relaciones con los grupos de poder.
  4. Diversidad: hace referencia a la mayor o menor amplitud de los segmentos de clientes a los que la empresa sirve

Con la combinación de estas cuatro variables podemos identificar 3 diferentes tipologías de entornos:

  1. 1. Entornos Estables.

Se caracteriza por ser  estable, simple e integrado.

  1. 2. Entornos reactivos adaptativos.
    1. Relativamente estable, algo complejo, prácticamente favorable y diverso.
  2. 3. Entornos inestables turbulentos.
    1. Entorno dinámico, completo, hostil y diverso.

Asnoff por su parte distingue cinco niveles de turbulencias según las características del entorno.

Nivel estable

Nivel Reactivo

Nivel Anticipador

Nivel Explorador

Nivel creativo.

El nivel estable es muy sencillo, fácil de prever el comportamiento futuro de las variables, se da por tanto en entornos estables.

Nivel Reactivo. Se da en entornos relativamente estables,  favorables a la gestión empresarial, pero algo más complejos que el tipo de entorno estable.

Nivel anticipador: Entorno cambiante y desfavorable, en este nivel aún es posible extrapolar experiencias pasadas en el presente para afrontar las alteraciones del ambiente externo.

Nivel explorador: Se produce cuando complejidad y el dinamismo del entorno es tal, que la dirección por extrapolación ya no es posible, debiendo el gerente desarrollar nuevas habilidades que le permitan predecir el cambio de forma acertada.

Nivel creativo:  La única forma de poder dar respuesta al entorno es mediante respuestas rápidas y flexibles. Las señales que transmite el entorno en este caso son débiles, por lo que es recomendable llevar a cabo una dirección estratégica basada en las contingencias que se vaya produciendo.

Los efectos de la globalización ha traído consigo un cambio en la forma de gestionar las empresas, la globalización expresa la creación de un mercado a nivel mundial en el que circulan libremente capitales financiero, comercial y productivo. Las relaciones económicas se multiplican incorporándose nuevos países al mercado global. Millones de personas se están  incorporando a este mercado global, el crecimiento en la base del conocimiento ha sido exponencial,  lo que hace la competencia sea cada vez más feroz y predomine la calidad sobre la cantidad.

El crecimiento igualmente de las empresas TIC, han traído consigo el acceso a la información y a los conocimientos a nivel global.

La globalización trae consigo un incremento de la competencia. En un modelo de mercado abierto, la ventaja comparativa de países con salarios más bajos y sin las restricciones que los países  avanzados han hecho aparecer en el escenario internacional a un conjunto de nuevos países emergentes, pues que sus costes productivos directos son inferiores y los costes sociales apenas existen. Han supuesto también un cambio espectacular en la vida económica en diferentes aspectos: alianzas internacionales, aceleración del ritmo de crecimiento, amplitud y tamaño de los mercados e integración de otros nuevos, mayor competitividad, avances en las comunicaciones y nuevas tecnologías que permiten dar soluciones más complejas a la expansión empresarial y unas oportunidades, desconocidas hasta ahora, tanto para las empresas como para las personas más competitivas. Por otro lado se está produciendo una reasignación de recursos financieros más eficientes.

Otras de las ventajas de la globalización.

  • Nuevos productos
  • Innovación
  • Aumento de la calidad
  • Costes financieros reducidos
  • Nuevas empresas multinacionales
  • Mayor abanico de elección para los consumidores.
  • Incremento de la riqueza en los países afectados.
  • Nuevos y mejores empleos

A nivel financiero la globalización ha ocasionado las fluctuaciones y la volatilidad, y a su vez los mercados de capitales están forzando la disciplina de los gobiernos en materia fiscal y  monetaria.

Con este efecto de la globalización, se hace necesario adoptar una estrategia internacional por parte de las empresas que tengan intención de crecimiento y expansión de la actividad empresarial. Razones para ello no faltan:

  • Reducir los costes de producción
  • Saturación de los mercados locales
  • Obtener economías de escala.
  • Acceso más fácil a determinados recursos.
  • Desgravaciones fiscales
  • Aprovechamiento de capacidades ociosas.
  • Diversificación de riesgos.
  • Localización de plantas en lugares estratégicos.
  • Tipos de cambio.
  • Políticas gubernamentales.
  • Rentabilidad, al apreciarse y pagarse más el producto en el mercado internacional y diversificación de riesgo.
  • Aprovechamiento de las capacidades ociosas.
  • Aprovechamiento de desgravaciones fiscales.
  • Seguimiento de la estrategia de internacionalización de nuestros clientes.
  • Respuesta al ataque de rivales internacionales.

Para ser capaces de enfrentarse a esta nueva situación de globalización y  el consecuente mercado transnacional en el que compiten empresas de todo el mundo, los gerentes deben ser capaces de desarrollar nuevas capacidades organizativas que permitan a la empresa adaptarse a los diferentes mercados en los que están presentes.

Usualmente confundimos tres conceptos de empresas: Internacionales, multinacionales y globales. Cuando una compañía exportadora establece la fabricación o distribución en el extranjero se convierte en internacional. Consigue una ventaja en costes y todas las decisiones importantes continúan tomándose en casa. Cuando una compañía crea miniaturas de ella misma en otros países, con personal principalmente nacional y con amplio grado de autonomía, las podemos denominar multinacional. La verdadera empresa global va más lejos. Reasigna algunas funciones a escala global en lugares diferentes a los de su matriz. Emerge entonces una organización multicentrica, que pude servir a todas las partes de la firma en cualquier parte del mundo, así, en la organización global, la estrategia y la estructura carecen de límites nacionales.

Dentro de este marco global, las empresas han de optar por una estructura y/o estrategias:

Estrategia multinacional: Es llevado a cabo por empresas que, siendo globales tratan de adaptarse a las necesidades locales de los países en los que ofrecen sus productos, existiendo por tanto una baja estandarización, requiere una fuerte descentralización y delegación en la toma de decisiones. Más que de un solo negocio internacional, se trata de una cartera de inversiones en el extranjero, dada la fuerte delegación de autoridad existente debido a la necesidad de aproximación al cliente final. La coordinación y el control se llevan a cabo a través de relaciones interpersonales entre la casa matriz y los gerentes de las subsidiarias.

Estrategias globales: Se trata de obtener ventajas en costes a través de la estandarización de los productos. Control muy centralizado, existiendo un flujo unidireccional desde la casa matriz a las subsidiarias de recursos.

Estrategias internacional: Trata de obtener la satisfacción de las necesidades concretas de los mercados en los que se opera tratando de  mantener el equilibrio entre  el control por parte de la casa matriz y la delegación de responsabilidades a las subsidiarias.

Estrategia transnacional: Si bien la casa matriz realiza funciones de control y de coordinación de las decisiones estratégicas, existen flujos entre las subsidiarias entre sí y la matriz, tanto de materias primas, como de personal, información y tecnología.

En cualquiera de las estrategias elegidas para llevar a cabo la expansión de una actividad empresarial, es fundamental adaptar la cultura nacional de cada país con la cultura empresarial.

Por cultura nacional entendemos como el conjunto de valores económicos, políticos y sociales de un país en concreto y que determinan las normas de comportamiento de sus individuos. Por cultura corporativa entendemos la cohesión de valores, mitos, héroes y símbolos que han llegado a tener un gran significado en la gente que trabaja en la organización.