- LLÁMANOS - 951 38 57 25 info@ratingempresarial.com

De muy poco sirve comportamientos pasados, de poco sirven estados contables actualizados, nunca nadie en los tiempos modernos nos hemos enfrentedado a este escenario.

 

Nunca fue tan difícil el poder establecer un rating a una empresa y definir una clasificación sobre la misma, sin antecedentes para poder hacer proyecciones en un horizonte temporal, sabemos que el impacto del cov 19 en las empresas será muy negativo y podemos entender que habrá sectores más afectados de manera directa: “construcción, Metal, Retail, Textil y hostelería. Cuantificar el riesgo asumir de manera unitaria es complicado para todas aquellas empresas que   tienen que fijar una posición de riesgo sobre otra, me estoy refiriendo a millones de empresas que venden a crédito.

Lo difícil es la transición hasta llegar  al nuevo escenario y a la normalización  de las reglas del jugo  para desenvolveremos en el mismo, los próximos meses serán muy complejos, una vez lleguemos, ya sabremos desenvolvernos en el mismo e ir escalando hacia uno más favorable, pero es el camino lo difícil,  estamos  viendo correcciones de riesgo muy fuertes entre las diferentes empresas que sí que viven del riesgo de una manera directa, hablo de compañías de seguros de crédito y caución, estas ya comenzaron  el año con una siniestralidad elevada, tanto en frecuencia como en importe,  hay compañías que dan datos de una próxima siniestralidad en un entorno del 150% sobre prima, lo cual tiene su extensión en  bajadas de sus exposiciones de riesgo.

Las empresas que cuentan con estas herramientas en sus políticas de riesgos trasladan a la compañía su falta de cobertura y que les dificultan el tomar decisiones, siempre soy en gran defensor de estas herramientas, aun poniéndome en el extremo de tener coberturas solo en el 40% de mis clientes, prefiero tomar decisiones en el restante 60%, que al 100% de mi cartera de clientes.

Las gestoras de fondos de inversión también ven como sus inversores empiezan a ser más exigentes y selectivos en sus inversiones, a lo que se dificulta la dificultad para materializar las mismas.

Es el momento de la acción y de tomar decisiones, de directivos valientes, de alejarnos de los lamentos, las quejas y de soltar el lastre de todo aquello que nos hace ineficientes, el tópico que en momentos bajistas hay oportunidades, es cierto, pero también que hay miseria, y gente que lo pasará mal, trabajadores y empresarios.

Gracias para todos aquellos que me habéis leído.

Llevo 20 años trabajando el riesgo comercial, diseño, implantando y ejecutando políticas de riesgos, he trabajado en proyectos para compañías de seguros, bancos, financieras, empresas, y se lo difícil que es este momento para todos aquellos que hemos de decidir posiciones de riesgo, la tensión por las presiones es máxima y una correcta suscripción de riesgo es una muy complicada tarea.

 

Miguel Angel Guerrero Castillo.