- LLÁMANOS - 951 38 57 25 info@ratingempresarial.com

Los promotores inmobiliarios le debían a la banca 295.696
millones de euros en marzo. De estos, 67.421 millones son
créditos dudosos, lo que corresponde a una ratio de morosidad
del 22,8%, casi dos puntos porcentuales más que al cierre de
2011.

Los analistas, además, apuntan a que las cifras reales de
dusosidad del ladrillo pueden ser mucho peores, ya que los
bancos refinancian la deuda de muchos promotores para evitar
engordar aún más las abultadas ratio de mora. Una síntoma de
esta situación es que, pese al estallido de la burbuja
inmobiliaria, el crédito a este segmento no ha sufrido el
desplome que cabría esperar. En marzo, baja un 5,2% en términos
interanuales, un dato muy parecido a la caída del total de la
financiación a familias y empresas, que es del 4%.

Además, en el primer trimestre el ritmo de este descenso se ha
incluso ralentizado: una señal de que crece el número de
créditos que se están refinanciando. Esta es la principal razón
por la que el Gobierno, con el Real Decreto de mayo, conocido
como De Guindos 2, ha obligado a los bancos a elevar las
provisiones sobre los créditos sanos al sector inmobiliario.

Tampoco están mucho mejor las cosas en el sector de la
construcción. La morosidad de los constructores ha pasado del
17,66% de diciembre al 20,09% de marzo.

Fuente: expansión 18/06/2012