- LLÁMANOS - 951 38 57 25 info@ratingempresarial.com

Los estados o gobiernos y las empresas tienen una fuente de financiación, mediante la venta de obligaciones. El dinero que obtienen de la venta constituye el principal de la venta, y a cambio de ello, se comprometen a realizar unos pagos específicos denominado cupón.

El valor de una obligación es el valor actual de los flujos de caja, descontando los pagos futuros  por el tipo de interés que los inversores esperan obtener sobre sus obligaciones.

El precio de las obligaciones cambian con el tipo de interés, si el tipo de interés es inferíos al cupón, el precio del bono es superior al valor nominal, si el tipo de interés es superior al cupón de la obligación, el valor nomina del mismo es inferior.

¿Cómo leer las páginas financieras?

Precio de la oferta o bid – precio que los inversores reciben cuando venden las obligaciones a los intermediarios.

Ask/Yld – Significa rentabilidad al vencimiento para un comprador, miden la rentabilidad que les proporciona el bono  al final de la operación, si adquieren al precio de compra y lo conservan hasta el vencimiento.

Los precios de las obligaciones se expresan normalmente como porcentaje de su valor nominal.

Para valorar los cupones se puede emplear la fórmula de las anualidades y luego sumar el valor actual del pago final del valor nominal.

VA= VA (cupones) + VA (VALOR NOMINA) = (cupón * factor de anualidad) + (Valor nominal * factor de descuento)

Los precios de las obligaciones varían con los tipos interés, así si el tipo de interés es inferior al del cupón, el precio del bono es superior al valor nominal y viceversa.

Las obligaciones con un precio superior a su valor nominal se venden con prima, los inversores que la compran afrontan perdidas de capital durante la vida de las mismas, de modo que la rentabilidad de estos bonos es siempre inferior a su rentabilidad actual. Por el contrario las obligaciones con precios inferiores a su valor nominal se venden con descuento. Los inversores en obligaciones con descuento se benefician con ganancias de capital durante la vida de las mismas; la rentabilidad de estos bonos es mayor que la rentabilidad actual.

La rentabilidad al vencimiento es una medida de la rentabilidad total de los bonos, incluyendo tanto los ingresos por los cupones como las ganancias de capital, y es que cuando invertimos en bonos, recibimos pagos regulares de cupones y según cambien los precios de los bonos, podemos obtener ganancias o pérdidas de capital, así la tasa de rentabilidad se calcula:

Tasa rentabilidad = (ingresos por cupón + cambio en el precio) /        inversión.

No hemos de confundir la tasa de rentabilidad de los bonos durante un período determinado de inversión con la rentabilidad al vencimiento.

La rentabilidad al vencimiento de define como la tasa de descuento que iguala el precio del bono con el valor actual de todos sus flujos de caja prometidos, por el contrario la tasa de rentabilidad se puede calcular para cualquier periodo, y se basa en el ingreso actual y la ganancia o la pérdida de capital sobre el bono durante ese periodo.

Hemos dicho que los precios de los bonos varían en función a los tipos de interés, es decir que están sometidos al riesgo del tipo de interés, pero hemos de puntualizar que no todos los bonos están afectados de igual manera por el tipo de interés, y es que los precios de los bonos a largo plazo son mucho más sensibles que los de corto plazo, por dos motivos:

1 A mayor plazo mayor posibilidad de ganar o perder dinero.

2 A meno plazo mayores posibilidades de tener liquidez para aprovechar los cambios que nos ofrezcan los mercados.

Para poder mantener nuestro poder adquisitivo y tener una rentabilidad más real, tenemos que obtener unos bonos indexados, cuyos pagos están ligados a la inflación, en estados unidos son llamados obligaciones del tesoro protegidas por la inflación o TIPS, así los flujos de caja reales de los tipos son fijos, pero los flujos de caja nominas se aumentan tal cual como lo hacen el IPC.

1 + tipo de interés real =(1+tipo de interés nominal)/1+ tasa inflación.

Los bonos no son una única fuente de financiación de los gobiernos centrales, administraciones regionales,  locales y empresas también usan estas herramientas de obtención de financiación, estás últimas tienen probabilidades de tener problemas financieros que les haga difícil el atender el pago de sus bonos. A este riesgo que el emisor de un bono no pague sus obligaciones se denominan riesgo de impago, las empresas para poder compensar este riesgo ofrecen tipo de interés superiores a los que emiten el estado. La diferencia entre la rentabilidad de un bono corporativo y un bono estatal con el mismo cupón y vencimiento, se denomina prima de fallido. Cuanto mayor es la probabilidad de que las empresas sufran problemas, mayor es la prima de fallido que exigen los inversores.

Esta seguridad de la mayoría de los bonos viene establecido por las agencias de calificación de riesgo, que mediante un sistema de calificación determinan la calidad de los mismos, así los bonos con cualificación de Baa o superior se denominan  obligaciones de inversión cualificada o con grado de inversión, mientras que los que tienen clasificación Ba o inferior se denominan Bonos basura.

Ejemplo de calificación de riesgo:

Moody`s Standard & poor´s Seguridad
Aaa AAA Calificación más alta y muy elevada capacidad  de pago
Aa AA Muy alta probabilidad de pago.
A A Alta capacidad de pago pero con cierta vulnerabilidad a los cambios de las circunstancias
Baa BBB Capacidad adecuada de pago, pero con mayor vulnerabilidad a los cambios de las circunstancias
Ba BB Considerable incertidumbre a su capacidad de pago
B B Probabilidad que los pagos sean cuestionables durante largos periodos
Caa

Ca

CCC

CC

Los bonos pueden haber incurrido  ya en situación de impago o corren riesgo inminente de ellos
C C Pocas perspectivas de pago.

Tipo se de obligaciones corporativas

  1. Obligaciones cupón cero:   El bono tiene  un tipo de interés del cupón igual a cero, son emitidos a unos precios inferiores al valor nominal y la rentabilidad para los inversores provienen de la diferencia entre el precio de compra y el pago del valor nominal al vencimiento.
  2. Obligaciones con tipo de interés variable: El tipo del cupón cambio a lo largo del tiempo, relacionado con algún índice del mercado.
  3. Obligaciones convertibles: susceptibles de ser cambiados por una cantidad específica de acciones ordinarias.

Los bonos son pues deudas a largo plazo de un gobierno o una empresa, pagan un precio fijo de intereses por año hasta el vencimiento del bono denominado cupón. El tipo del cupón es el pago de cupón anual expresado como facción del valor nominal del bono. La rentabilidad  actual es el pago anual del cupón expresado  como fracción del precio del bono. La rentabilidad al vencimiento mide el tipo de interés promedio para el inversor que compra el bono y lo conserva hasta el vencimiento, e integra el ingreso del cupón además de la diferencia entre  el precio de compra y el valor nominal.

Los bonos se valoran descontando los pagos del cupón y el reintegro final según la rentabilidad al vencimiento de otros bonos comparables. Los pagos de los bonos descontados según la rentabilidad al vencimiento del bono equivalen al precio del bono. El tipo de interés que iguala el valor actual de los pagos del bono con el precio del mismo es la rentabilidad al vencimiento.

Dado que los valores actuales son inferiores cuando las tasas de descuento son mayores, el precio y la rentabilidad al vencimiento varían inversamente. Los precios de los bonos están sujetos  a riesgos de tipo de interés, ya que los precios suben cuando los tipos de interés de mercado bajan, y caen cuando los tipos de interés de mercado aumentan.  Los bonos a largo plazo tienen un riesgo de tipo de interés superior a los bonos a corto plazo.

Los inversores exigen una rentabilidad prometida superior cuando existe una alta probabilidad de que el prestatario sufra problemas de riesgo. El riesgo de crédito implica que la rentabilidad prometa al vencimiento del bono es superior que el rendimiento esperado. La rentabilidad adicional que los inversores exigen para aceptar el riesgo de crédito se denomina prima de impago. La clasificación crediticia de los bonos mide su riesgo crediticio.