- LLÁMANOS - 951 38 57 25 info@ratingempresarial.com

Las cañas siguen perdiendo espuma en España. En el último ejercicio, el consumo de cerveza cayó un 4,7%, hasta 48,3 litros per cápita, según los datos de la patronal del sector Cerveceros de España.

Ni el Mundial de Fútbol ni el turismo pudieron dar la vuelta a un tendencia negativa que comenzó en 2006 y que ha llevado el consumo nacional por debajo de los niveles de hace una década.

En volumen, las ventas del sector retrocedieron un 0,5%, hasta 32,5 millones de hectolitros, según datos de la patronal, que agrupa a Mahou-San Miguel, Heineken España, Grupo Damm, Compañía Cervecera de Canarias, Hijos de Rivera (Estrella Galicia) y La Zaragozana (Ambar).

Mientras, la producción del sector alcanzó los 33,4 millones de hectolitros, un 1,3% menos. Las grandes cerveceras que operan en España no son ajenas a esta situación y, a duras penas, han conseguido mantener en el último año las cifras de facturación.

Al detalle
Con una producción de 12,48 millones de hectolitros, equivalente al 37,4% del total nacional, Grupo Mahou-San Miguel se mantiene como líder del sector. La empresa cerró el ejercicio de 2010 con una facturación 1.154 millones de euros, un 0,8% más, gracias a la aportación de nuevos negocios y la exportación.

La compañía está explotando su capilaridad en la hostelería y, por ejemplo, se ha convertido en el distribuidor en exclusiva en este canal de Marcilla, Hornimans y Natreen, todas ellas propiedad de Sara Lee. Durante 2010, firmó acuerdo con Carlsberg en Reino Unido para la comercialización de Mahou en el canal de hostelería.

El grupo, que invirtió 84 millones de euros en la mejora de sus fábricas, consiguió un beneficio de explotación de 204 millones de euros.
Siguiendo la estela de diversificación de algunos de sus rivales, como Damm, Mahou compró a Grupo Osborne su negocio de bebidas, que incluye marcas como Solán de Cabras o Bisolán.

Para Heineken España, el último ejercicio ha sido más complicado. La filial ha acusado el cambio de hábitos de los consumidores hacia las marcas blancas y del canal de la hostelería al de la alimentación. Según Cerveceros de España, el consumo en hostelería retrocedió un 6%, mientras en los hogares bajó un 2%.
En 2010, el propietario de Cruzcampo compró a su matriz el fabricante portugués Sociedade Central de Cervejas e Bebidas (SCC) por 583 millones de euros. La consolidación durante los últimos seis meses del negocio luso impulsó la facturación de Heineken España más de un 11%, hasta 1.231 millones.

Sin embargo , si se descuenta el efecto del grupo portugués, los ingresos de la filial española retroceden casi un 3%, hasta 1.073 millones de euros. Su beneficio de explotación también refleja el efecto Sagres y crece un 5,5%, aunque, en términos comparables con el año anterior, retrocede un 0,35%.
Heineken invirtió 85,3 millones en la mejora de su “situación competitiva y la sostenibilidad del negocio, que incluye inversiones en modernización de activos comerciales en hostelería y fábricas”.

Damm
La cervecera catalana Damm alcanzó una cifra de negocio de 790 millones de euros, lo que supone un crecimiento de casi el 1%, una evolución que el grupo considera “satisfactoria, al haberse conseguido en un contexto económico difícil”. La cervecera ultima un nuevo plan estratégico 2012-2016, cuyo principal objetivo es potenciar su internacionalización. Los mercados prioritarios son Reino Unido y Estados Unidos, donde ha comprado el 17,5% de la distribuidora United State Beverage (USB).

Compañía Cervecera de Canarias también ha comenzado a tantear la exportación a Estados Unidos, según informa Alimarket. Su facturación bajó un 1,8%, hasta 128,5 millones.

 

fuente: expansión 08/08/2011