- LLÁMANOS - 951 38 57 25 info@ratingempresarial.com

Seat presentó ayer en sociedad su nuevo utilitario, el Mii, con el que competirá en el segmento A, el más pequeño. La marca vuelve así al segmento de los utilitarios urbanos que abandonó con el fin del Arosa en 2005. El lanzamiento es el primero de la «mayor ofensiva de productos de la marca», en palabras del vicepresidente comercial de Seat, Paul Sevin, responsable de la presentación del Mii en un hotel de Madrid.

En el primer trimestre del próximo año se pondrá a la venta el nuevo Ibiza (el coche con más tirón comercial de Seat, concentrando casi la mitad de ventas en España), al que seguirá en el segundo trimestre el futuro sedán que sustituirá al actual Toledo. Para final de 2012, los concesionarios empezarán a vender la nueva versión del León, el otro modelo de éxito de Seat, con cerca de un tercio de las ventas totales en España.

Con la renovación y ampliación de la gama (gracias al Mii) el fabricante busca mantener el liderazgo en ventas que recuperó en 2010 tras perderlo hace 30 años. Paul Sevin aseguró tajante que este año retendrán el primer puesto -entre enero y septiembre se sitúan en cabeza con 56.932 unidades matriculadas, a 1.149 coches de diferencia de Volkswagen, la segunda en ventas-, aunque no quiso hacer previsiones para el próximo 2012. Como tampoco quiso desvelar cuáles son las expectativas de venta del nuevo modelo presentado ayer y que se pondrá en el mercado en noviembre.

El nuevo Mii ha sido todo un enigma, pues no se conocía su aspecto definitivo ni su nombre comercial. Además, ha sido el último de los tres coches gemelos del grupo que comparten plataforma. El modelo se fabricará en la planta del grupo Volkswagen en Bratislava (Eslovaquia), junto con el Up de Volkswagen y el Citygo de Skoda. Las diferencias entre los tres modelos radican es su apariencia exterior, concretamente el frontal, el portón trasero y la ventanilla trasera. Motores e interior son los mismos. Pero, además, se diferenciarán en precios y campañas de marketing.

La producción compartida de modelos con la misma plataforma es una práctica frecuente entre las grupos y más concretamente en el de Volkswagen. De hecho, el anterior utilitario de Seat, el Arosa, tenía su gemelo bajo la marca Volkswagen, el Lupo. De los próximos tres modelos, el productor ya ha comunicado que el futuro sedán se fabricará fuera de Martorell, que sí recibirá el encargo de las versiones del León y del Ibiza. Paul Sevin enfatizó ayer que las factorías son cada vez menos de las marcas y más de grupo. Como ejemplo reiteró que la fábrica catalana está montando actualmente el Q3 de Audi, lo que permitirá a las instalaciones españolas trabajar a pleno rendimiento cuando se incorporen los nuevos modelos.

Al final de su vida

El vicepresidente comercial reiteró que Seat alcanzará el equilibrio de rentabilidad este año, gracias al tirón de mercados como Francia, Alemania, Italia o Reino Unido. El vicepresidente comercial anunció que en las próximas semanas comunicarán su política en China, donde la marca está manteniendo negociaciones con varios distribuidores locales. En España, sus ventas descienden en los tres primeros meses un 22,3%.

La fase final de la vida de algunos de sus modelos merma su posible recuperación, de aquí la importancia de la ofensiva de productos que arranca en noviembre. De sus modelos actuales, solo el Alhambra, lanzado hace un año, tiene crecimientos. El resto cae respecto a las ventas de hace un año.

8.690 euros

El más pequeño de Seat saldrá a la venta con un precio de 8.690 euros. No obstante, no será el más barato de la marca. El Ibiza de la gama baja puede adquirirse por 300 euros por debajo del Mii, gracias a los descuentos comerciales de que disfruta actualmente.

Fuente: Diario Digital cinco dias (04/10/2011)