- LLÁMANOS - 951 38 57 25 info@ratingempresarial.com

La compañía estadounidense, que ha enganchado con su servicio de mensajes de 140 caracteres a 200 millones de usuarios, no es ajena a la predilección de los inversores por las estrellas de Internet. Este interés ha hecho dispararse las valoraciones de estas compañías y ha despertado los fantasmas de la burbuja puntocom que se vivió a finales del siglo pasado.

Hace tan sólo siete meses, Twitter cerró una ronda de 200 millones de dólares liderada por la firma de capital riesgo Kleiner Perkins Caufield & Byers, que valoró la compañía en 3.700 millones de dólares.

En febrero, la también firma de capital riesgo Andreessen Horowitz invirtió 80 millones de dólares en la compañía mediante la compra de acciones en el mercado secundario. Esta operación situó el valor de Twitter en el entorno de los 4.000 millones de dólares.

La empresa es una de las estrellas de la nueva era de la web social que lidera Facebook. Sin embargo, a diferencia de otras empresas 2.0, la compañía no tiene aún un modelo de negocio sólido. Centrada en sus primeros años en incrementar su base de usuarios, ha empezado recientemente a intentar rentabilizar su enorme audiencia a través de la publicidad. Con los nuevos fondos, Twitter logra más tiempo para levantar un modelo de negocio sólido que le permita, en un futuro, dar el salto al parqué. Aunque la empresa no ha hecho públicas sus cuentas de resultados, los analistas entienden que su negocio es aún inmaduro, por lo que no tiene sentido lanzar a corto plazo una oferta pública de acciones, un paso que ya ha dado la red social profesional LinkedIn, a la que seguirán en los próximos meses el sitio de cupones online Groupon y el desarrollador de videojuegos sociales Zynga.

Según la firma de investigación eMarketer, Twitter podría lograr este año unos 150 millones de dólares en ingresos por venta de publicidad mediante la fórmula de los tuits patrocinados, frente a los 45 millones de dólares que registró el año pasado.

Las cifras están a años luz de las de Facebook. Los analistas esperan que la mayor red social del mundo, con 690 millones de usuarios, logre facturar este año en el entorno de los 4.000 millones de dólares.

La historia de los 140 caracteres
En 2006, a Jack Dorsey (34 años) se le ocurrió desarrollar una herramienta que permitiera a los internautas compartir lo que hacían en cada momento usando mensajes de texto. Dorsey y su amigo Biz Stone (36 años) desarrollaron un prototipo del servicio en apenas dos semanas. El usuario, una vez registrado, puede comunicarse con todos sus seguidores a través de pequeños tuits de 140 caracteres. Twitter se financió como un proyecto dentro de Odeo, una empresa de podcasting perteneciente a Evan Williams (38 años), el tercer cofundador de este sitio de microblogging. El servicio fue acogido con entusiasmo por los internautas más avanzados. Mientras sumaba usuarios, crecían las fricciones entre los fundadores. Dorsey fue relegado del puesto de consejero delgado, de forma que Williams se convirtió en la cara visible de Twitter. En octubre de 2010, Williams anunció su decisión de dejar las riendas de Twitter en manos del entonces director de operaciones Dick Costolo, con el objetivo de impulsar el desarrollo de un modelo de negocio. En marzo de este año, Dorsey volvió a ocupar la presidencia ejecutiva. A finales de junio, Williams y Stone anunciaron su intención de abandonar Twitter para relanzar The Obvius, una empresa del primo previa a la fundación de la red social.

FUENTES: Expansión 07/07/2011